miércoles, 21 de enero de 2015

UNA NUEVA ERA. UN NUEVO CORAZON

Una nueva era. Un nuevo corazón. Ser consciente en el Universo, saber que el peso que le damos a las emociones pasadas es la clave del valor actual de nuestro presente continuo. Aquí os cuento mi experiencia desde la lógica de las cosas sencillas. Lo empírico como forma de sentir y ser. No intentes desafiar las leyes de la lógica. Ser implica sentir, vivir, amar, experimentar intensamente lo que sientes vives y callas. Aquí te contaré todo aquello que nadie se atreve a decirte. Te hablaré claro, igual que en mis artículos científicos, pero no seré científico sino práctico. Esta vez es la vida la que te hablará. Y es cierto. De nada sirven todos los conocimientos que te han contado. De nada sirve el secreto, si no pones la emoción junto con la mente en el intento de cambiar tu realidad. Lo sé y te lo cuento. Por supuesto, tienes y tendrás que vivir tu propia experiencia pero puedes creerme si te digo que merece la pena. Mucha gente se queda paralizada ante el hecho de no poder seguir con su realidad, no poder entender los cambios que vienen, les supone un stress desmesurado especialmente cuando los apegos y los intereses chocan con las emociones y los sentimientos. Un difícil cóctel que has de vencer. Una extraña dicotomía entre la decisión de esa orilla que no ves y esa otra que ves y que sabes que no puedes seguir soportando. Verás, la realidad no es objetiva. Ese es el problema.Te han contado que la realidad existe independientemente de ti, y se manifiesta a expensas tuyas, por eso te “obliga” a asumir el rol que aprendiste desde la infancia, a desenvolverte tal y como piensas que se espera de ti. Pero lo cierto es que la realidad la creas tú, no existe sin ti, pues cuando cierras los ojos y sientes, te encuentras otro escenario totalmente diferente al que piensas que es o que fue, tan solo siente y vive lo que tu voz interior te comunica. Esa es la realidad, no la que te han contado. El caso es que tu decides si vas o si vienes, si corres o si paras, si quieres o no, si resides o no en tal o cual ciudad y si te emparejas o no con tal persona. Esa es la realidad, la que tú construyes. El resto es un escenario. Una matrix holográfica que te han contado, algo paradójico y simple que carece de sentido objetivo externo y que te resta energía. ¿Realmente quieres que te resten energía? Sí ya sé, me dirás que te contaron que había que decir, que hacer, que fingir, que aparentar,….Pero al fin y al cabo hoy te encuentras con un dolor de estómago que te dice que ese no es el camino. Si no es así, no estarías leyendo estas líneas. Si así es, lo tienes muy claro. Me temo que somos cientos de miles los que ya nos hemos sentido así en algún momento de nuestra existencia. Por lo que a mi respecta, soy uno más de los que así se han sentido. No te preocupes. Prepárate para que saquen las peores críticas de ti y te amenacen con los peores fracasos que puedas imaginar. Si tras ese examen de denostación personal, sigues sintiéndote fuerte y sigues teniendo ese dolor de estómago, entonces ya estás preparado para la segunda fase. La siguiente fase consiste en no tener miedo a vivir lo que eres y sentir que eres. Ello implica una coherencia interior y una extraña sensación de felicidad por dentro. Es como si de repente, algo por dentro te dijera que está orgulloso de ti. Si sientes eso, estás de enhorabuena, pues comienza tu periplo fuera de la matrix. Prepárate para asumir críticas externas, de familiares de amigos que pensabas que lo eran y resultaron fallar cuando creías que más los necesitabas. También aparecieron otros que se convirtieron en amigos, sin nada pedir, como si te leyeran el pensamiento, con los que puedes hablar temas que antes ni soñabas. Vas por buen camino, si te ha sucedido esto. En fin, te diré que empezarás a ver cosas que antes ni soñabas, cosas aparentemente absurdas e irreales, pero que te harán sentir genial, cosas que podrás comentar con nuevas personas que aparecerán y con las que se te parará el tiempo en las conversaciones. Pues está claro, por el momento si has llegado hasta aquí, no te habrás aburrido al leerme. Eso es una buena señal. Muy buena. Vas hacia un cambio. De hecho ya has cambiado. - Rafael López-Guerrero
https://arcangelyguerrero.wordpress.com/2014/12/21/una-nueva-era-un-nuevo-corazon/

No hay comentarios:

Publicar un comentario